20/6/11

¿Cómo?

La constancia para lo bueno o para lo malo, admitiendo lo subjetivo de separar las cosas en dos categorías puras, tiene muy buena prensa en el primer caso y en el segundo se le considera el vicio, pero ¿cuál es la medida? Muchas veces existe el deseo de quitar el freno a ver dónde se llega y eso, existiendo un elemento externo que es la prudencia, es harto difícil de conseguir. Llamar a una puerta, por ejemplo, en la que sabes que hay un tobogán tras ella, a dónde puede uno llegar, cómo se llega a una estrella, cómo se vence al alba…
Publicar un comentario