17/10/15

PEQUEÑAS COSAS QUE HACER EN LA VIDA

Tengo ganas de amarte, aunque esté convencido de que es un error ¿Sabes por qué? Porque pensaré si no me ayudas, si no me lo pones fácil, y seguramente arroje la toalla pronto, ya tengo la capacidad de romance desgastada de tanto pensar y te lo digo porque no voy a insistir mucho ¿Me deseas? Es el primer paso, bueno quizá el primero ha sido lo que te he estado deseando sin que lo supieras, pero ahora quiero arriesgarme contigo. No me queda tiempo, no nos queda, tenemos que bailar juntos, reír, quedarnos alucinados por los atardeceres y embriagarnos de calor en las noches frías. Lo tengo anotado en mi libreta de ‘Pequeñas cosas que hacer en la vida’. Y ahora las releo y me parecen las más grandiosas. Sobretodo he fantaseado mucho sobre con quién las haría cuando me he dado cuenta de que no puedo esperar más, no puedo retrasarlo, no hay tiempo aunque parezca que sí. Y como te deseo pienso que todas esas cosas pueden ser muy dulces contigo, si dejamos salir ahora esto que nos atrae, claro. Pero será mejor que tengamos valor para aprovecharlo porque postergarlo es papel mojado, el mañana es tan efímero. Me gustaría disfrutarte con esta atracción que estoy sintiendo en este instante y con estas ganas de vivir. Y no me hables del futuro porque ahora no tengo miedo a equivocarme, mientras que dure o mientras coincida nuestra ley de atracción no tendré miedo de ti. Qué será de los peores momentos o de los aburridos y rutinarios, no lo sé, pero qué hay de malo si acordamos exprimirnos y sacar lo mejor de nosotros ahora, cuando esta atracción loca nos reúne.


Publicar un comentario