17/2/17

EN UN CRUCE DE CAMINOS DE TU VIAJE LOCO...

Me contaste que por desamor pasaste del romanticismo puro al nihilismo del vicio, cómo iniciaste tu viaje por garitos y clubes de la mano del descontrol. Y que, traspasando cualquier límite, sin pudor, probaste una variedad de sustancias buscando el tesoro de expandir tu mente y tus sentidos. En aquel viaje psicodélico te encontraste con personajes encantadoramente excéntricos en un escenario de conversaciones de barra y de rumores de besos en rincones oscuros. Cada uno descifrando su fórmula sobre cómo sobrevivir por placer en un mundo que parecía caótico. Pero aquellos rayos de belleza y potencia sacudiéndote. La música envolviéndolo todo, voces y risas mezclándose entre tus pensamientos acelerados. Y para dejar de pensar comenzaste a hablar para seducir, formando estrechos lazos que se disolvían instantáneamente, fraguando débiles alianzas en el nombre de una sensualidad dopada y el vigor de la alucinación. A través de espontáneas muestras de cariño de auténticos desconocidos, en un estado alterado de conciencia, tu sexualidad liberó tabúes y se abrió ante ti un universo oscuro que parecía no tener límite. Un océano de aguas procelosas en el que zambullirse y dejarse llevar. Pero, cómo es la vida, volviste a caer en la soledad egoísta. Tras una temporada gris trabajando como un ciudadano formal llegaste a la conclusión de que amabas la libertad demasiado y de que la necesitabas para volver a apasionarte por sentirte vivo. Y un día explotaste y escapaste. Temías abandonar los pensamientos viciados de la rutina pero te abrazó la sorpresa de la vida, arrolladora, incontrolable, deslumbrante. Tu signo, como el mío, parecía ser el del inconformismo incansable y en un cruce de caminos de tu viaje loco, coincidiendo al azar en el mismo punto y en la misma sed, nos encontramos en un barrio perdido de Sevilla. Y yo cansado de lo que había sido mi vida acepté tu aventura y aparecieron ante mis ojos los anhelados paisajes del espacio exterior. 


Publicar un comentario