11/4/17

IRREMEDIABLE VIAJE HACIA TI

‘Nos alejábamos de nuevo de las personas como un cometa pero restábamos kilómetros al nuevo mundo soñado. Era asombroso, la naturaleza se difuminaba en la oscuridad y se reducía a un resplandor circular en el asfalto. El reflejo en nuestros ojos transformando las imágenes que nos rodeaban en óleos abstractos. Era tal la explosión sensorial que recibíamos de las montañas serpenteantes que parecía que se acercaban alargando brazos amenazantes de piedra. Y nosotros arrojábamos gritos de júbilo como defensa, gritos que rebotaban en las paredes rocosas y volvían potenciados por el eco…’ Conducías en silencio y yo absorto en mi burbuja literaria de linterna. Encendí la radio. El blues sureño me ayudaba a trascender. Las palabras fluían en mi cabeza en un manantial revolucionado. Intenté hablar pero mis expresiones eran tan mentales que no pude articular palabra. Te pedí ayuda haciendo esfuerzos telepáticos, pero ya me habías rescatado una vez. No era justo exigir más de ti pues sabía que me deseabas. Pero ya me habías cautivado. Y estando seguro de mis sentimientos no entendía porqué no salían a través de mi boca declaraciones de amor exaltadas cuando entraban fácilmente en el ordenador. Escribiendo frente al foco de una pantalla resplandeciente, al menos, suavizaba mi potente monólogo interior y relajaba mis inquietudes. Construir una historia de amor era un proceso muy elaborado y necesitaba profundidad, por eso creía que, tarde o temprano, teníamos que hablar. Es más, deseaba escucharte atentamente para conocerte mejor, para saber tu versión de la realidad, si todo era una breve ensoñación o si también te ilusionabas al hablar. No era tan descabellado conseguir sincerarse en una conversación cara a cara, íntima, sobre lo que estaba pasando entre nosotros. Tú querías libertad. Yo, realmente, quería interesarme por un vasto mundo lleno de gente diversa pero mi atención decaía a tu lado. Tu fuerza de atracción se imponía porque era tu conquista lo que verdaderamente anhelaba y mi victoria que la riada de mi corazón inundara el tuyo. Peor aún, tenía la osadía de molestarme porque exigía ser correspondido, más allá del deseo, con toda el alma. Pero en aquellas circunstancias, dos solitarios con dos mundos paralelos en órbita, era normal que sólo escribiera cuadros de naturaleza reflexiva y declaraciones secretísimas de amor. Lo mío era vicio. Sabía que no me hacía nada bien detenerme en tantas reflexiones y yo erre que erre, cuando tenía aquella fulgurante aventura pintando paraísos delante de mis ojos y te tenía a ti desprendiendo calor a mi lado. ¿No notabas mis lágrimas de emoción? ¡Cómo ibas a notar que te estaba entregando mis pensamientos! Pero, en fin, guardé silencio. La música elevándose en el desfiladero, una piedra bloqueando mi garganta y un ‘te quiero’ perdiéndose en el abismo del silencio. De momento, la montaña me había vencido… Callé pero entendí que no podía controlar tu hechizo, que era irremediable mi viaje hacia ti.




Publicar un comentario