28/9/15

TEMBLOR

Las lágrimas doradas de las velas dibujan sonrisas naranjas, diamantes en las pupilas de los ojos. Dos cuerpos cada vez más cerca entre claroscuros. Las emociones escapándose de los dedos, de los labios, los besos explorando la superficie de una piel finísima que se torna granulada, la erección de cada poro me demuestra que te estás entregando más allá de lo que dicen tus palabras. Te escribo esta declaración de pasión sobre tu espalda, con tus maravillosas nalgas coronando mi deseo, como colinas que tiemblan cuando paso la mano. Me agarro a la existencia de esa belleza suave para describirte cómo me llena de paz este deseo y cómo me altero al sentirte temblar junto a mí.


Publicar un comentario