23/9/08

¿El destino?

Cuando te encuentras tres veces a una persona desconocida en el día de una mediana y ajetreada ciudad ¿Es casualidad o es que el destino insiste para que haya contacto? Surge una pregunta tras otra… ¿Qué demonios es eso del destino? ¿Tenía que ser bueno el resultado de comer ese dulce que se encuentra? La más complicada de resolver es la cuestión de que haya cosas escritas o vaticinadas en la vida de uno, para eso habría que creer en asuntos paranormales pero, aunque uno sea escéptico, hay veces que las circunstancias hacen dudar. No digo la realidad siquiera porque de lo que es esto también se duda. Ópticas, puntos de vista, creencias… Entonces ¿Por qué encontrarse a la misma persona en diferentes situaciones en contra de la ley de la probabilidad? Acudo, como hago habitualmente, a mi librería preferida y ojeando el tan cacareado éxito editorial de ‘El Secreto’ (uno de esos típicos libros de autoayuda) y al abrir por una página cualquiera leo: ‘El poder de la ley de atracción…’ se apunta como fórmula del éxito ¿Es otra casualidad más o mis asociaciones mentales o mis pretendidas necesidades me está jugando una mala pasada? Pero es que esto ocurre cuando ya se ha abandonado la legendaria búsqueda de un alma gemela, aquella obsesión temprana que me ocasionó tantos quebraderos de cabeza. Y esto en un momento en que, claro, tendría que ver un fantasma para creer en los fantasmas, tendría que ver un ovni para creer en la vida extraterrestre, tendría que recibir un milagro de Sor Ángela de la Cruz para nombrarla santa…o hablar con Dios para creer en todo, salir de este lugar donde ‘Cristo dio las tres voces y nadie le oyó’(frase que me encanta aunque sea un incrédulo). No. Son demasiadas pretensiones…me conformo con volver a coincidir con una persona y que se acerque con una sonrisa para invitarme a una cerveza.
Publicar un comentario