15/9/08

Hola Madonna!

Cantará con su voz ronca y temblorosa, se revestirá con bailarines y bailarinas de infarto que interpretarán coreografías que la adornarán de juventud, pero esta loba del pop sabe del negocio del espectáculo más que nadie. Sabe reciclarse, rodearse de los mejores elementos de la industria discográfica para haber sobrevivido a las convulsiones. Es todo un fenómeno musical que llega a esta ciudad, Sevilla muerta de aburrimiento, que naufraga en las carabelas desde el año 92. De todas formas la diva mirará con los ojos bien abiertos el ambiente de las calles, sentirá en su rostro mortecino la caló y el sol más envidiado en todo el mundo. Divisará a lo lejos la giralda exclamando ¡Oh, What a nice dick! Dirá ¡Ole, flamenco! Cuando le lleven a degustar esas hermosas gambas y el jamoncinto reluciente exclamará ¡wow, qué rico! Mientras unas cincuenta mil personas corrientes harán sus preparativos para asistir a uno de los conciertos de más relevancia de los últimos años en la capital. Madonna desata pasiones en sus fans pero la mayoría de los asistentes de este evento acudirán con la mosca detrás de la oreja, entre los que me encuentro, dispuestos incluso a perdonarle que no cante bien y se ahogue, porque con su visita calentorra nos ha reanimado del tedioso verano. Y a ver si sigue en alza la cosa y Sevilla recupera panorama musical, escenario y mérito. Que por bonita no queda pero tendríamos que dejarle abierta la boca a la gente con movimiento, que para eso nos miran desde todo el mundo.
Publicar un comentario