2/2/09

Se regalan abrazos


Para gestos buenos lo de los abrazos, si, rodear a alguien que se siente desprotegido, que necesita contacto. Hasta el más pintao necesita a veces de consuelo. Con una leve presión de calor, aunque algunos salen como el abrazo del oso, exhalar los nudos que se forman dentro por tragarnos cosas y con esto te quedas relajado. Es bueno procurarse siempre cerca a una persona peluche, que son aquellas que les gusta este gesto, para no ir incomodando a la peña que te rodea con tremendas invasiones del espacio personal. Aunque a nadie le vendría mal. Se le podría llamar alimento porque es necesario, invoca emociones y es una buena forma de coger fuerza cuando no sabes qué te pasa. Estamos en un camino de ponerle cerebro a todo, de pasarlo por el filtro de las etiquetas y de los argumentos. Y con un abrazo lo que puede salir es algo infantil, volver al origen sin la intervención del lenguaje. Nada de palabras huecas de estrado, basta con la expresión de un sonido gutural, de placer, por ese calorcito del intercambio de energía que te deja sin palabras. No es necesario más que un impulso primario porque es sentimiento y un abrazo no es para describirlo sino para tomarlo y saborearlo en silencio. Me confieso necesitado de abrazos, los quiero pedir y los quiero dar porque se que es una buena terapia. Muchas veces me ha dado fuerza y me ha aliviado la tristeza y se qué al menos una vez le sirvió a alguien para recobrar la sonrisa. Lo que pasa que las prisas y los papeles nos están encorsetando y está cayendo en desuso con tanta competencia social. Se ha puesto de moda ponerse en la calle con un cartel de ‘Se regalan abrazos’, alguien se dio cuenta de lo poderoso que pueden ser para la salud emocional, pero no hay que engañarse, estas manifestaciones parecen necesitar de una cámara de televisión y es como hacer espectáculo de la generosidad. Si quieres regalar abrazos hazlo y seguro que hay personas de tu entorno que los necesita y no sabe pedirlos. Probablemente los que más sean aquellos a los que tildamos de cabrones o fríos. Sería una buena forma de mediar en un conflicto, obligar a la gente que está peleada a abrazarse durante cinco minutos ahorrarían muchos días de conversaciones o de negociaciones de paz. Podría ser también un buen remedio para la crisis porque con tanto bombo mediático que le están dando estamos cayendo todos en un estado de alarma que flipas ¿Y no dicen que con todo lo que está cayendo podemos volver al proteccionismo? Pues mejor que sea la protección de los abrazos, que falta nos va a hacer…
Publicar un comentario