22/12/08

Air Guitar


Y se hizo la luz. Ese examen de conciencia ha sido el mismo bla, bla, bla de siempre. La misma cantinela. Diría aquí como esa chica ‘algún día leeré esto y sonreiré al ver lo que he conseguido’. Si, hombre, sí. Y han pasado años y mira, la misma teoría. Tanto análisis para mejorar no sirven para nada, sólo para verse cada vez más complicado porque las rectificaciones se van subordinando a las oraciones principales. Y luego hay que quitar capas y capas para ver el mensaje original. Son tres días los que se tarda en resucitar o en levantarse de la caída, para entenderlo mejor. Pero bueno, ya no asusta tanto verse metido en un bajón pre navideño. Le cogí el tranquillo para alcanzar la superficie. Se agarra por allí, una manita acá, un piececito allá y ale hop! Un saltito hacia afuera y a respirar como un hombre, inflando el pecho. Ahí está el tío hecho y derecho. Ajustarse la taleguilla como los bueno toreros y allá vamos otra vez. Lindo, relindo, estoy como nuevo. Soy yo, sonrío. Me siento. Escucho la lluvia púrpura del Príncipe y cierro los ojos mientras que toco la guitarra en el aire…
Publicar un comentario