23/12/08

La Gran Cena


Las Navidades ya están aquí. Toca reunirse en familia con motivo de la Gran Cena. Como todos los años, ya se sabe, es poner buena cara y vadear los roces del funcionamiento de caracteres diferentes y genes afines. Cuando la anfitriona diga ‘ya se puede’ comeremos hasta que la panza diga basta y beberemos alguna copita de más hasta ver las chispitas de navidad como espumillones flotantes y todo transcurrirá como la seda roja flor de pascua. El recato, las buenas costumbres de sobremesa, saldrán por la ventana cuando suene la cucharilla en la botella de ron y a nadie le importará hacer el ridículo por un fun fun. Los mayores redoblaremos el esfuerzo por parecer unidos y las sonrisas serán un buen remedio porque hay niños correteando y aprendiendo a vivir la nochebuena. Volverán las abuelas a la mesa, aunque ya no estén, para pasarnos el brazo por el hombro y acercarse a la lumbre doradamente terrenal de las velas. Los labradores no perderán un gesto de los humanos por si se escapa alguna gamba, esa cosita tan rica que sabe como el agua del mar, guau, slurp. Y en los estómagos se afanarán los duendecillos por digerir una capa de sopa, una capa de langostinos, una de jamón, otra de queso, pavo, carne, dulces y turrones. Papa Noel llegará, como viene haciendo desde hace pocos años, aunque no pueda examinarnos los pecadillos porque es guiri, de Groenlandia por lo menos, y no se entera de nada. Todo se salva en la noche, no hay diferencias que importen ya cuando salte la emoción de sentirse unidos un año más a pesar de que todo cambie. Y llegarán las risas al pairo de los recuerdos, los gestos sin palabras, los besos y abrazos con plazo anual. No es una noche cualquiera y, a buen seguro, saldrá también a la luz lo mejor de todos nosotros, como si encendiéramos una vela en el alma… Mis mejores deseos a todo el que lea este post y muy especialmente al que suela leer este blog (que si, que quiero creer que alguien me sigue). Muchísimas gracias por vuestra compañía y por intentar entender este pequeño mundo. ¡Feliz Navidad a todos!
Publicar un comentario