14/12/08

Excelentísimos ladrones


Bueno, bueno, bueno. Cuando me enteré de que un estafador de guante blanco se había birlado miles de millones de euros de los inversores me dio un ataque de indignación, pero ahora estoy más tranquilo porque he leído que este dinero era de gente rica codiciosa. Eso de la banca privada y de lo de los fondos de inversión de alta gama es una inmoralidad, pues en cualquier caso ellos no pierden tanto, nadie se cree el papel de víctimas en su piel porque sólo pierden números en sus cuentas y hay quien está perdiendo trabajo, estabilidad y vida. Al sujeto éste, Madoff se llama, debían colgarlo de una farola en Wall Street pero está de patitas en la calle pues le pusieron una fianza de diez millones de dólares y, claro, eso es una mierda para él a pesar de que teóricamente está en la ruina. Resulta que nadie antes había reparado en tan descomunal estafa (vamos hombre, qué tontos sois) pues el tipo era un prestigioso administrador de los llamados ‘hedge funds’, los fondos de inversión de alto riesgo, ex director del mercado de valores tecnológico Nasdaq y rutilante miembro de la alta sociedad norteamericana, que ya se sabe que allí no hay aristócratas y la élite la forman los que se han dedicado a robar discretamente o a explotar los sueños de millones de ciudadanos. El tío se dedicaba a la gente de pasta, cogía el dinero de los nuevos inversores y tres partes para mí y otra parte para pagar los intereses de los antiguos clientes. Resultado: el mayor fiasco de la historia económica moderna y al carajo el ingenio de mercado, destrozada para siempre la confianza de los inversores a nivel global. Son guantes blancos manchados de mierda porque nos dejan un legado de mecanismo roto que no va a tener arreglo. A tan ejemplar ladrón lo han cazado cuando han querido mirar y posiblemente sea uno más en el mercado de los bienes volátiles, aire a millones de dólares, dinero que no existe, agujeros negros, patatas calientes podridas que se venden como de primer género. ¡Vende, vende, que perdemos dinero! ¡Blaaam! Regulación de empleo, ajuste de costes, mil trescientas personas a la calle ¡Compra, compra, que esos activos van a subir! Más beneficios para los tiburones y los consejos de administración. ¿Qué haríamos si nos quedásemos sin luz, sin ordenadores, sin dígitos? Todos a la más asquerosa pobreza de cartones y comida en la calle ¿No? Pues éstos son los tíos que tienen el interruptor ¿Qué haría la gente normal si descubriese que sus cuatro mil euros de mierda, esos que le han costado varios meses de dolores de cabeza y de lumbares, no existen? El dinero que el banco promete ahora que te devolverá mañana será papel mojado si ya lo ha repartido uno de estos cabrones, es un dinero que ya han pasado, que parece limpio en la cuenta electrónica pero que ya está lleno de mierda porque lo han prestado a otros miles de veces. Es tu dinero pero es el juego del que está sentado en un sillón de cuero, que está moviendo ficha con tus activos mientras se fuma un puro, se bebe un trago de Chivas y se rasca los cojones con la mano que le queda.
Publicar un comentario